Reza la promoción: “Producto insignia de ASICS en la categoría de amortiguación estructurada, la GEL-Kayano, representa 15 años de innovación continua”. Spanjaard representa 30 años de regresión deportiva hacia el estado homínido (homo trotador), completando su ciclo de maduración y adocenamiento hacia la cuarentena. El duelo se producía ayer. De un lado, 160 euros de catálogo. De otro, las condiciones menos ideales para disfrutar pero más útiles para ver si la zapatilla insignia para pronadores mitigaría dolencias, dejaría intacto mi cuerpo y -si apuramos- me motivaría a salir a correr a mediodía.

La mortadela con aceitunas de Hacendado, metida en panes de hamburguesa y restregada con ketchup de burgerking es una asquerosidad que se come muy bien delante del ordenador. Tres son una tortura dulzona que me acompañaría durante el rodaje del día. A ritmo, las Kayano daban una sensación absolutamente cierta: la comodidad de la que se habla en las otras pruebas de los usuarios en trnd. Me vino a la cabeza alguna comodidad extrema de zapatillas de los 80 y 90. Nada de presión en la puntera como alguna horma estrecha de las gel 1020 (esto me hizo aborrecer las hormas asics allá por 2001). Un añadido era una cómoda sensación alrededor del talón, más o menos en la inserción del aquiles. Leo en las especificaciones técnicas (que NO aparecen en la web de ASICS) que se ha diseñado la caja de manera que recoge el aquiles dándole una pequeña presión. Esto es muy importante, quizá estemos ante el método de soporte y masaje de la principal palanca del correr.

Camino primero, carretera después durante 6km a 5’/km, y no se nota otra cosa que comodidad. Mi ritmo y zancada no permiten exprimir prestaciones como ‘impulso’ o ‘propulsión’. Piso con el talón y 2/3 del pie y se nota más la amortiguación y guia de la pisada en la transición hacia el impulso. Al rato entro en caminos con grava suelta y algunos que otros pedruscos y vigilo la pisada ya que he decidido no exprimir la lazada hasta el último agujero. El pie va extremadamente cómodo pero baila algo. Dudo si esto me ocasionará molestias en las articulaciones al día siguiente (que ha sido que no). Sigo al mismo ritmo de 5´/km compensando pérdidas en subidas con un ligero acelerón en bajadas. Mis problemas vienen de la digestión (hace apenas una hora que ingerí las putas hamburguesas) y de la falta de tono físico, por lo que cerramos la sesión de entrenamiento y test zapateril con 5 minutos caminando (finalmente han salido 11km). Caminando sigo notando una comodidad a la que estoy poco acostumbrado. Solo al nivel de los modelos más pachangueros de Mizuno (Wave Fortis, Ascend 3 de montaña).

Posiblemente el corredor recreativo necesite, sobre todo, comodidad. Las Kayano 15 (en UK ya van por la 16) se lo ofrecen. Habrá que elaborar un informe detallado y a contrastarlo con otros usuarios.

Ah, recuerdo. Emplead al menos 10 minutos en cocinar algo. Embutido asesino. Aunque, quizá, comiendo mortadela del mercadona se pueda ahorar para poder pagar 160 € en unas zapatillas.

Anuncios