El amigo Sergio Fernández, uno de los más sólidos ultras y especialistas en desierto del territorio de la piel de toro (¿o era de cerdo?) se ha metido en versión solo run y sin detenerse más que a recuperar unas botellas de agua, los casi 195km del viejo Camí de Cavalls.

¿Qué es esto, en sí enrevesado para este lector monóglota y sin apenas conocimientos ni de geografía ni de idiomas? El Camí de Cavalls es un camino de ronda que parece diseñado a lo largo de los siglos circundando la isla de Menorca por la línea de costa. Los caminos de ronda cumplen funciones defensivas, de acceso y hectáreas libres para las aberraciones urbanísticas de este país de mierda y, hoy día, de ocio. Como ocio puro y duro en su versión de autosuficiencia, Sergio ha ido dándonos cumplida información de su ruta. En su blog, el previo, la introducción histórica de ese camino y las sensaciones en vivo.

Así comienza:
“Tenía ganas de ir a Menorca desde hace años, me parece una isla bastante poco explotada desde el punto de vista del turismo de masas, y con cosas interesantes por ver; este año unas pequeñas vacaciones serán allí. “Desgraciadamente” hace algún año, no recuerdo cómo, cayó en mis manos información sensible: un camino que rodea toda la isla. Busqué en su día algo de información y quedó en la memoria.”

Y así termina:
“Km194: supongo que por el pestazo a meta y porque eran pocos kilómetros no se hace especialmente largo.Llego justito de nuevo de pies, son un hándicap importante. Me voy acercando poco a poco, La Mola al fondo, Es Castell, Maó…la iglesia que me vio partir. Meta. Unas 35h30′. Durísimo y reventado.Pero hecho. Ducha+comer+dormir. Y vegetar”.

Muy potente el amigo.

Anuncios