Obviamente a la prensa neerlandesa no le importa una mierda que ayer saliera a rodar 12km con un platense callado, triatleta de larga distancia y que ahora está en periodo de elevación a las alturas de un pasaporte europeo (Leandro Fontana es nieto de sicilianos). Doce kilómetros por las planicies de Cerceda, a 1000m de altitud, a ritmo moderado.

La noticia del día está en saber qué dice el mundo sobre la odisea de un grupo de jugadores de fútbol que han alcanzado su particular cielo. En particular, como aquí nos hemos reido tanto de españoles como de holandeses, miremos qué dicen NRC, Telegraaf, Parool, etc.

NRC. Versión web. “Na 1974 en 1978 heeft Nederland ook in 2010 de finale van het WK voetbal verloren”. Se entiende claramente. Entre los años del Beckembauerismo y Videla la Oranje perdió dos finales. Cuando mejor jugó en el planeta, añadimos. La tercera se ha topado con un grupo que practica mucho de su fútbol total, la herencia de Cruyff-Guardiola. El periódico serio del país serio añade que los límites del árbitro fueron testados un par de veces a base de entradas duras “ De internationals zochten met  harde tackles en grove charges de grens op van scheidsrechter Howard Webb”. Poco drama, según el periódico menos lacrimógeno del país de los arenques.

Telegraaf, el diario popular de Amsterdam, dice que 8.5 millones de espectadores vieron la final. Estamos estimando ¡el 50% de la poblacion! Y ¿aquí nos llamamos borregos? Esperemos las audiencias de anoche pero algo cambia en ese trozo de país anegado cuando juega su elftal (elf = 11). Según De Telegraaf, el ex madridista Sneijder dice que es un escándalo para el deporte, porque ellos jugaron más y mejor, y que Iniesta mereció la expulsión y más cosas. Seguramente en los revanchistas diarios deportivos españoles habrá más sangre al respecto. Es el espíritu de un futbolerismo que sobrevivirá a los filosóficos principios de ecuanimidad, honestidad y jogo bonito de la roja. Seguro.

Van Maarwijk, el hombre que ha traicionado los principios estéticos, pensó en los penalties aunque declara haber visto ganar al mejor. El “Derde Trauma Oranje“, el tercer trauma, los sentimientos de culpa que un jugador como Arjen Robben resume en sus dos fallos mano a mano con Casillas  “Ik heb daar geen excuus voor, die bal moet er gewoon in”, sin excusa, el balón tenía que haber entrado. Pero sois esclavos de un deporte donde el balón entra pocas veces. Es la vida.

Het Parool. Otra vez que no, según el diario socialdemócrata del grupo Persgroep. “Over grote delen van de wedstrijd waren de Zuid-Europeanen beter. Oranje liep te vaak achter de technisch bekwame tegenstander aan”. Durante demasiado tiempo del partido Holanda corrió tras el toque de los más técnicos chicos del salmantino de la flema y del bigotazo.

Una pregunta. ¿Serías capaz de escribir cómo pronuncias el apellido de Johann Cruyff?

Anuncios