Falta solamente una por completar estos 999 posts. Cómo corre el tiempo, coño. Y es que todo empezó en otro formato, en otra época, en la que todavía no éramos campeones ni de Europa ni del mundo, y ni Pablete Villalobos corría maratones, ni Pablo Vega se había animado con la ultradistancia. Era el 31 de Marzo de 2006 de la era digital (yo creo que tarde). Tampoco éramos muy conocidos el grupo completo de los paquetes y, por supuesto, únicamente en la cabeza de Felipe Trepariscos existía una idea general del Gran Trail del Peñalara o, en la mía (y la de Iván, aunque finalmente se torciera el asunto) la de atravesar por algún lado la Península.

Yoku no era más que un japo que trotaba, Bandoneón iba por su lado y yo por el mío, aunque también contaba sobre mis días en Buenos Aires, el rey no se había sometido a muchas operaciones de remozado facial ni de fontanería a cargo de los presupuestos del estado, y el buen Manolo Saco escribía en 20minutos en tanto que yo participaba en sus concursos, pero no había ni sáquidas ni toda la banda alrededor del blog de más peso de Público. La historieta del blog de Spanjaard arrasaba entre los menos leídos de blogger porque hace mil entradas mis dedos hervían, al contrario del pausado repiqueteo de mis yemas sobre el Amilo que entonces no existía, yo trotaba desde la calle Pradillo hacia arriba y no desde los escombrales de Barajas.

De largo pasaremos de las 2000, eso tenedlo por seguro. Este formato está todavía en pañales. Mientras todo esto sucede, ¿cual crees que debería ser la entrada número 1000? ¿Te animas a escribir un fragmento?

Anuncios