Goedemiddag. Enorme zurra la de los medios, los de color de rosa, los de rojo y negro y los de azul tabaco. Entre unos y otros están escupiendo tal cantidad de desinformación que da gusto. Carezco de tiempo para siquiera llegar a leer con profundidad, pero que no sea por que no escribe uno (otro má en el ruido) sobre la huelga del 29-S. Pero denme tiempo, porque, en cuanto tenga claro si la repercusión de mi huelga en mi entorno será mayor que el trabajo de conciencia día a día, veré si me decido a algo.

Verán uds, es que entre educar a mis hijos en la responsabilidad de clase trabajadora, ganar batallas (las voy ganando) cara a cara con la dirección de mi empresa (se joden porque soy crucial, me joden porque no generamos más pasta), alimentar a los míos en el consumo responsable y viendo además mi escaso radio de acción propagandística, o sea, los míos y cuatro más, pues eso. Que no tengo mucho tiempo para jugar en este partidillo de medias tintas y de corporaciones.

Sí, solo me rodean los míos y cuatro más. Unos por jubilados parafascistas y otros por menores de edad. Los ‘otros’, los que antaño escuchaban, ahora manejan coche nuevo cada 3 años, audis y varios ingresos, en A y en B. No me extraña que ya no me hablen, los mandé a tomar por culo uno a uno.

¿Guerrillero obrero? No sé, digamos que espíritu de fiambrera de metralla. Veo y siento en el alma mucho vacío, de palabra y de mirar de reojo el pronóstico del tiempo porque, en jornadas de huelga y de elecciones, ya saben uds, todo el mundo se pira al pueblo o a la puta parcela.

Así que sí. Que huelga.

SPJ

Anuncios