Básico entre los básicos, en un mundo donde los RaidLight, los Salomon y los mismos productos decathlon se pelean por dar la excelencia al corredor, siempre existen momentos donde uno apuesta y unas veces gana, y otras se pierde. Luego me decís que claro, que para qué vamos a ahorrarnos 40 pavos en unas zapatillas. 

Situémonos, en la inscripción del Gran Trail de Peñalara nos piden obligatoriamente llevar un chubasquero con capucha. Opciones, de ciento cincuenta pavos para abajo, todas. Hasta un límite, pero el límite, aparte de un bar de copas de Argüelles, es un concepto elástico.

En decathlon descubro unos chubasqueros tipo capote básico, rojillo semitransparente. Precio de internet, según veo a posteriori, 12.95€. Pero el etiquetado dice que no tienen precio (como los anuncios de mastercard) así que paso a preguntar a las muchachas vendetrices. Tres euros. Directo a la caja con la cacería me traigo un trasto más que no uso en el GTP ni pasado todo el verano. Empaquetado queda hasta ayer, en que cae la de dios es cristo, y necesito alguna capa que me aisle de las lluvias y, sobre todo, estanca para que no se me joda el mp3.

Tres horas y media después, estoy sorprendido de lo decente de su comportamiento. El mp3 está seco, y han caído dos millones de litros. Obviamente no transpira nada, y por dentro siento un empapamiento cálido que me reconforta.

Para desconocedores, cuelgo foto de un empaquetado casero y de su básico aspecto. Sin duda un pedazo de hule bien cosido que puede sacarte de un apuro.

Anuncios