Ayer estuvimos viendo el Estudiantes – Benetton Treviso. Era un partido de la famosa barbacue cup de los martes, ya se sabe, poca gente, poca categoría de la competición, que es la vieja Saporta o, para que nos entendamos, la uefa del basket europeo. En la grada la gente charla y se saluda, sólo faltan los delantales, la chistorra y la arrilla. Se jugaba contra unos que eran una banda y a los que les animaba una docena de ultrillas desnudos. O sea, un amistoso pagando. Ideal esta competición para dar minutos a los jóvenes (de una plantilla que ya no es joven) y en la que nadie se va a mosquear si no ganamos, si nos tunden, pero que veamos que Estudiantes sigue siendo un equipo de colegio.

Lo malo es que el único que no ha captado el mensaje ha sido el entrenador de los años 90 que tenemos, que parece que se ha quedado en la época de los Pistons o yo que sé. Luis Casimiro va por otro lado. Se exige resultados. Lo cual no es malo. Incluso muchos decíamos anoche que no todo es ganar. Pues al revés. Casimiro ha intentado siempre ganar y amarrar el partido. Cuando ha mirado hacia los fondos y ha visto el marcador y apenas 3000 aficionados despotricando con las putas ayudas, los tiradores solos, Jiri Welsch mal imitando las jugadas preparadas aquellas de emergencia que se hacían con hacía Carlos Suarez (entro driblando con la cabeza agachá y a ver qué pasa en la pintura), hombres altos sin la posición al rebote, pues ha dicho eso de ‘Andá, los donuses’. Y le ha salido una cabronada.

Una con Driessen, a quien ha dado cincuenta míseros segundos al final del segundo cuarto. Primer gesto feo. El pobre ni ha sabido bloquear arriba ni tampoco le han dicho que se quedara en la esquina para sorprender con un triple. Otra con Blanch, que bueno. Ya lo está comentando la afición en el foro de lanevera. Con diez u once abajo y 1.10 para terminar, saca a Blanch, que ni es de aquí ni nada. Pero al menos es un escolta voluntarioso al que se le ha cogido cariño (esta afición es así). Y le regala minutos de la basura para … ¿callar a la grada?

No es todo ganar, ya digo. Esto no es ni el club del despertador ni el fútbol. La junta directiva esta que tenemos es de largo la culpable de malgastar el dinero. El peor año en fichajes desde.. desde… el peor. Para fichar a Tyrone Ellis (saldo), Asselin (medianía blandurria), Blanch (muy limitado), no fichas a nadie. Esas mismas inexperiencia, mal tiro o blandura en el rebote lo encuentras en la cantera.

Que esto es el Estu. Punto.

Anuncios