Sí. Finalmente todo ha tomado forma. Mis historias asoman el hocico. Adolezcan de lo que sea, pero doy por cerrada su terminación (más por salud mental y por verlo horneado). Es curioso cómo, cada vez que abres un escrito, introducirías matices y borrarías palabras que apestan. Pero, en su momento, tenían sentido.

Total que Amazon me promete que, en días, tendré en el mercado de la red una versión electrónica, bajo el título ‘Siete Historias Cortas del Correr‘. Mi libro.

Sé que vais a difundir la obra. No pasa nada, me habéis amenazado con ello desde el principio. Luchemos por que circule la cultura de mano en mano. Aunque en Amazon las ventas se queden a cero, sé que los potenciales lectores sabrán apreciar y, si merece la pena, acceder a la compra. Si no, penitencia suficiente tenéis con aguantarme a diario.

Agradecimientos a mi editora, santa mujer ella. Como lectora crítica y por ser quien me soporta a diario, se lleva la parte más dura del parto. Pero, que os guste o no, únicamente será culpa de quien os escribe.

Toda esta palabrería era para hacer tiempo mientras me apuraba el café. Ya está listo. Os cuelgo aquí una versión al 999.8%o tal cual preparada en papel para su envío a un registro oficial. Os podéis bajar el fichero en este enlace.

Así pues, dad por buena y más o menos definitiva esa versión para que sea ripeada, copiada, impresa en papel de cocina o para hacer dorsales falsos por detrás. ¡Todos con la difusión!
Eso sí, si alguno tiene el capricho o el corazón suficientemente grande, en unos días estará disponible en amazon.com para los Kindle, esos lectores electrónicos con forma de huevo de chocolate.

Recuerdos de la Ministra de Cultura, la Sra González-Spanjaard

Anuncios