En la web de la prueba que se estrenó en 2010 ya están los amigos de la RSEA Peñalara pergeñando el monstruo madrileño en su segunda edición. Novedades de este GTP, básicamente, son la creación de una meta intermedia para el llamado Trail de Peñalara. Una estupenda opción de 78 kilómetros en la que muchos de los retirados de 2010 podrán, de momento, establecer un objetivo ultra intermedio. Recordemos que entre lesionados, sobrevenidos y agotados, casi 200 de los 480 que nos presentamos en la salida lo dejaron entre Rascafría y La Granja. Esto es, el primer gran tajo a las fuerzas de muchos se dió tras 45-75km de prueba. Ahora, al menos, tendrán un asidero psicológico para poder superar la parte más bella del circuito, la cresta de Peñalara.

A este nacimiento hay que ponerle un poco de ayuda. Mantener la subida al collado del Reventón (anda que, vaya nombrecito) atardeciendo era un riesgo para los más lentos. Se iban a hacer toda la cuerda de Claveles y Peñalara de noche, más la complicada y larga bajada a cuchillo por la ladera norte. Creo que es un buen paso haber adelantado la salida un par de horas, porque esto da más margen a todos para sortear el tramo más técnico de día. A mí, incluído. Recuerdo que pasé a encender el frontal en la cima de Peñalara y me estuve acordando de todo el santoral mientras bajábamos a oscuras por las pedreras hacia el Chozo Arangüez.

Con todo esto, ya marqué mi participación en la edición del próximo 25 de Junio. Además estoy echando una mano como relaciones públicas para los corredores de fuera de España. Enredando en foros de por ahí, ya me conocéis.

El resto de las coordenadas son bien conocidas. Ciento diez kilómetros, redondeando siempre un par de ellos más – sana costumbre- y cinco mil metros de desnivel positivo (once mil de desnivel total), bicha comparable a las más exigentes del calendario mundial. En 2010 fueron 500 inscritos y unos 260 llegados a meta. ¿Te animas a ser de los de la partida de la edición de 2011?

Anuncios