Me llega el folleto de carrefour esta misma tarde, área metropolitana de Madrid. La gran superficie francesa, que factura 14.000 millones de ventas anuales sólo en España (el grupo entero facturó en 2010 101.000 millones de euros) y que cuenta con más de 1400 hipermercados y 1500 supermercados por el planeta, ofrece en una de sus páginas unas … Mizuno. Por menos de 50,00€.

Por menos de 40,00€.

Es la inserción del gigante japonés en la dinámica de la gran distribución. Hace unos meses ya hablábamos de cierta producción de gamas bajas-medias para Decathlon, y el blog gadgtes-para-correr citaba modelos de Mizuno para grandes superficies por un precio ofertado. Pues es un paso más.

¿Te arriesgarías a usar unas zapatillas de línea low cost?

Porque es un arreón definitivo en la política de precios (y calidades). Equipamiento básico, más o menos el modelo que ya viene desarrollando Decathlon con su gama propia Domyos y Kalenji, producción masiva a costes más reducidos y -ojo- menos beneficios para marketing y salarios de sus corporaciones. Esto es importante. En la lógica de la producción y distribución en masa, la ecuación es:

costes de producción + costes de distribución + costes de promoción + beneficio intermedio = precio venta al público

Hasta ahora conocemos dos maneras de conseguir beneficio en la venta de unas zapatillas de correr. Abaratando los costes de producción es la primera. Pero casi todas las que están en el mercado se producen a costes bajísimos en Asia o América Latina. En un mercado tan dependiente de la imagen como el running (esto no es vender ollas exprés ni suspensorios o muletas), una buena campaña lleva muchos gastos en promoción. Los chicos de North Face o Salomon o las campañas Adidas o los patrocinios de atletas o maratones incrementan todo. Además, las sedes y sueldos de los directivos han de ser mantenidas, con lo que solamente queda meter mano en la distribución.

Esto, por lo que ya pasaron casi todos los demás sectores, desde electrodomésticos y electrónica hasta textil o alimentación (recordemos que los hipermercados llevan vigentes desde 1963), es por lo que han apostado en Mizuno. Carrefour promete distribuir ante los ojos de millones de compradores el producto. A cambio, exige un precio de venta al que se tienen que plegar los de la marca japonesa. Ellos son los que ajustar los costes de producción y beneficios limpios. De la distribución en miles de tiendas y millones de metros de estanterías y folletos se ocupa el hipermercado.

Es un formato nacido en Francia. Es interesante este hecho porque Mizuno es el patrocinador in eternum de nuestro querido trotamundos Serge Girard. Podría ser una puerta promocional excelente … o el suicidio de la marca. Porque, ¿crees suficientes unos soportes técnicos básicos de hipermercado para tu delicado pie? Al fin y al cabo, son las mismas Mizuno que han crecido como Fortis, como Rider, etc. Es Wave más o menos rígida, es un tejido cómodo en toda la pala y empeine.

Más todavía; de funcionar este nuevo modelo de distribución para el pueblo y por el pueblo ¿hemos estado pagando un sobreprecio como zapatillas de colección año tras año y este se aproxima más al precio de coste?

Anuncios