Dice mi santa esposa que los presentes en #acampadasol han terminado agradeciendo a Gallardón su creación: un nuevo manifestódromo. Eso. Con acceso fácil en transporte público. Quizá una solución cojonuda porque se nos terminan las opciones; ni un lugar para ir a trabajar, ni un centro de ocio donde generar neuronas, ni una vivienda a precio digno.

En cualquiera de los escenarios, ahora sí podemos indignarnos.

A las 22.10, los resultados anuncian que en Córdoba un partido encabezado por un encausado por corrupción es segundo en votos. El PP aumenta la tajada y saca nueve puntos en el total nacional al segundo partido del balancín, el PSOE. Como comenta Nacho Escolar, la situación, en unas generales, significa un barrido absoluto.

A las 22.13, sólo hay dos grandes opciones ganadoras desde dentro del espectro de los indignados de Madrid. Un 1.30% más de votos nulos y un 0.78% más de votos en blanco. En total vienen siendo unos 52.000 votos. A pesar de todo ello, y de que los blancos y nulos tienen sus consecuencias. ¿Es quizá una gran parte de las cifras de Sol? El otro mordisco parecen ser un 2% más para IU. ¿Añadimos 40.000 votos más? Esos 100k caben en Sol. Complicado escenario.

Y es complicado pero no inimaginable. ¿Se está dando el panorama post-15M que nadie queríamos? El viernes de madrugada había un soberano huecazo a las seis en la mismísima puta puerta de mi casa. Situada, como todos sabréis, en una nobilísima zona de bloques de mierda y, cuyos motivados ciudadanos están todos en el (a) pueblo, (b) bar del pueblo o (c) comiendo en cá la suegra. Echo de menos una jornada electoral en miércoles (15 Mayo 2002, 22 Enero 2003), como las legislativas en Holanda, a ver si la participación iba a ser la misma. Pero la programación de las primaveritas de domingo es -para mí que lo son- el adormecimiento de los necios y la instrumentación de los fieles. Los reposteros participantes en el pastel principal siguen cortando trozos y capas de crema pastelera. Les viene bien que sólo voten los fijos. Mientras, irán ganando tiempo para ir incorporando nuevos sectores de la sociedad; los jóvenes son apenas un segmento. Ahora solamente les falta por ir domando a los nuevos madrileños; el voto inmigrante es un interesante goteo.

Son las 22.50. En mi ciudad, la suma de las dos facciones de la izquierda dura, tienen exactamente el mismo porcentaje que sacaron en 2007. La suma ‘por arriba’ es idéntica. Oficialmente, ya somos los mismos que antes.

La movilización 15M no movilizó a los que nunca lo habían hecho. Va a ser eso.

Anuncios