Pendiente de calificación para el top de selecciones musicales para una infancia convicta, aquí viene un clásico de los escenarios. Ningún estudiante sin una bata blanca y un botellín, ninguna plaza sin su jubilado ni su tonto del pueblo.

Skalope.

Anuncios