Primero fuimos hijos de la crisis inflacionista de 1973.

Luego escolarizados en un sistema incapaz de acoger a los hijos del babyboom.

Después nos querían mandar a la mili.

Posteriormente, las ETT y la flexibilización de lo precario.

Finalmente, la burbuja y la crisis global de 2009.

¿Esto es lo que vamos a dejar a nuestros hijos?

ESTAMOS HASTA LOS COJONES.

Anuncios