No es atletismo. No es política.

Es el primer par de cuartos en los que el equipo de baloncesto de España desmontó las dudas de una incipiente vuelta atrás. La caída parada por unos muelles incorporados en la actitud del equipo.

Señores, pasen y vean. Sesenta y dos puntos al descanso. Frente a la todopoderosa Lituania.

Esa, donde nacieron Sabonis, Marciulenis, Kaukenas, Songaila, Homicius, Javtokas, Jasikevicius, Valters, Kurtinaitis…

Anuncios