Hace un rato me he visto escribiendo sobre una prueba de cien kilómetros. Es la deseada Madrid-Segovia que se celebra en apenas doce días. Por el azar de la construcción de los párrafos he perdido un último trozo, creo que he dado a borrar en bloque o así. En cualquier caso, pego las conclusiones de toda esta palabrería. ¿Una prueba de 100km debe diseñarse hasta el último tramo? ¿Podemos asumir que lo peor es llegar a un punto determinado?

Creo que cien kilómetros miden, en realidad, sesenta y tres. Cito.

“[…]como este año vamos más justos y tiernos que cuando éramos uno o dos años más jóvenes, sugeriré minimizar las paradas en los bares. Seré una suegra pedorra que recuerde constantemente que no nos sobran precisamente las fuerzas ni las horas, como para alardes. Un esquema así sería lo deseable.

Tramo uno. Temperatura fresca. Piernas idem. 500m de trote y arrancan las dos primeras cabalgadas hacia arriba. Caminarlas. Tramo de los tubos hasta Tres Cantos, trotables. Total 11km, 1h38. Avituallamiento
minimalista con temperatura aún fresca. Ineludible llegar con cierta rapidez a Colmenar. Km 23 y posible
aumento a los 20-22ºC, que serán cerca de las 12 del mediodía. Cruces varios de arroyo seco al trote. Cementerio de paseo. Démonos un margen de 3h15 para esos 23km.
Comer de lo propio, no habrá arroz ni pasta en Colmenar este año. Dos o tres minutos de impasse, y trialeras hacia puente. Caminar luego todo el cuestón que nos acerca a Manzanares será largo y perderemos
horas a cascoporro. Previsto ajustar Manzanares km 40 sobre las 6h30 netas. Serán las 15h30 y las temperaturas serán similares a Mapoma o más.
Mataelpino (k47) viene tras un trozo tedioso aunque no es tan largo. Aquí deberíamos agilizar la cosa. Demos al km50 el paso hacia las 17h30 máximo, para entonar el tramo serrano con fe, esperanza y
caridad.
La Barranca, km 57. Se sube un poco más este año, al mismo hospital. Yendo ahora si, relajados, con mejor temperatura, podemos dejar ahí el paso a las 19h30. Propongo sólo pasear a 5kmh. Hay casi 6km al polideportivo de Cercedilla (casi escribo cervecilla) y ahí va la cena. Si estamos ahí a la 21h sería el gran triunfo así que no la jodamos con una hora neta de cena + cagar + sestear. Es una programación ideal para hacer 19 horas o 20.

Cruzar Cercedilla de noche será como empezar una nueva prueba, un paseo. Pero ya hemos llegado en tiempo o sea que no cuentan ni los tiempos ni los km. Es simplemente esperar a que amanezca y contarnos cuantas patochadas tengamos en la mente. O sea, la M-S es una prueba de 63km. Todo lo demás son elucubraciones”.

Es lo que tiene ser un optimista de la vida. A pesar que dicen de mí que soy un melancólico con tendencia a ver siempre lo pesimista del asunto.

Anuncios