Adecuad vuestras carreras a las nuevas tendencias. En un maratón que busque su excelencia, unas mesas corridas con platos de plástico, tipos demacrados en chandal comiendo macarrones con tomate y queso darán el aspecto de una peonada misérrima. Las ‘pasta party’ son esa mezcla entre campo de concentración y parada a comer en la cubierta de un buque lleno de europeos emigrantes hacia Buenos Aires.

Es hora de dar un paso adelante. En lugar de la ‘pasta party’, los americanos han descubierto el ‘Tea Party’. Es una reunión en la que podéis encontraros con tipos que creen que un runner no evoluciona sino que viene creado por el Divino hacedor.

De ahí que uno de los patrocinadores más nombrados en el atletismo patrio sea Divina Pastora. Podéis, si queréis, juntaros los mismos flacos en ropa deportiva, allá vosotros. Dios no discrimina por ropa (técnica).

¿Es que no sabéis atar cabos?

Anuncios