Si fuese un tipo con avispado sentido comercial, podría titular estas cosas como “Nuevo Reto Extremo ponga_aquí_su_patrocinador: Cañones y Buitres”. Pero se trata únicamente de salir a correr. Unos hacen suficiente esfuerzo, titánico para su tiempo y condiciones, seguramente, y otros podemos estirar nuestro organismo un poco más.

A lo que iba. La mayoría de las rutas que se hacen por esa maravilla de cañón excavado por el río Duratón, tras su paso por Sepúlveda, salen y terminan de este lugar y regresan después de llegar al puente que conduce a Villaseca. Son doce kilómetros de longitud. Otras rutas te llevan en coche o BTT hasta la ermita de San Frutos, encabalgada sobre un saliente del río, por el llano. Pero no he encontrado ninguna ruta que haya hecho ambos sectores juntos, ida y vuelta.

El asunto es que creo que se puede enlazar el primero con el segundo, para regresar a Sepúlveda con unos 44km en el contador. He bosquejado la ruta real del fondo del cañón, uniéndola con un vadeo sencillito (es otoño, apenas lleva caudal el río) para subir a los farallones de la orilla sur -de Sebúlcor- y poder rodear por los sabinares y los cortados hasta el Monasterio de la Hoz y, posteriormente, a ver la ermita mencionada desde el otro lado.

Está colocado a pelo en wikilocs en este enlace. En autosuficiencia y con mi amigo el argentino sin pausa. El próximo viernes por la mañana. Los chopos van amarilleando y la temporada de juventud de los buitres leonados está pasada. Creo que es uno de esos sitios enormes para correr en otoño y siempre queda la excusa de enseñarle a Bandoneón un trozo más de la meseta.

De la web de vion…

Anuncios