Jesús, qué cantidad de cosas están pasando hoy; anoche, que bien es cierto que no es hoy, me tocó un premio en un rasca y gana de unos pollos de corral que sucumbieron al horno con un limón insertado en sus cavidades abdominales. Me ha tocado un pollo extra. Si entro en un bucle (fijaos, que todavía no salí del de “son las 03am, que son las 02am”), y me vuelve a tocar otro pollo premiado, solucionaría el problema del presupuesto familiar para pollería.

Más. Leo que el Gran Trail de Peñalara planea una tercera versión 60k, más factible y todo. Menos salvaje, por tanto, a poco que lo conviertan a un horario vespertino. Las fechas, 23-24 de Junio. De todos modos, manifiesto aquí mi intención de no correr en distancias altas entre el 15 de Junio y el 1 de Octubre. Salvo cambio climático drástico.

Otra. A lo que venía todo esto. El otro día revisaba mis distancias recorridas y la estadística era curiosa. Todo viene por eso de que qué duro soy y qué experimentado corredor y qué barbaridad que corro sin control desde Bratsk, Siberia hasta Mondoñedo, Lugo.

MENTIRA. No corro tanto.

Del listado de veces que he pasado de los 42.195m, apenas hay dos veces de bastante más de 100km. Luego hay alguna que está por esos 90-110km, cienes y cientounos incluídos, y otro ramillete de entre 55 y 90. Donde sí hay bastantes son en las distancias de 50, y muchas más entre los famosos 42 y eos 50. Maratones, además, hay a porrillo. Una cosa es que el fenómeno fan os subsuma en delirios y otra que coloquéis en mis piernas distancias irreales.

Hecha esta salvedad, actualizo el afamado índice Carneburro, que pone en proporción la edad con el número de maratones o más largas corridas.

IC=num >M / E

Mi IC en 1995 era 0.2
En 2000 era 0.6
El paso a 2005 daba 0.75
Hoy dia, mi IC = 1.804

Necesito un terapeuta. O una pared para que algo me detenga.

Anuncios