Al final parece ser que asomarán unos runners por la zona catastrófica del norte de Madrid. Es posible que provengan de entornos diferentes al que estamos acostumbrados por estas lindes, dicho lo cual me parece justo que tengan una primera pincelada de esos caminos, sendas y entornos de la sierra norte de Madrid.

Todas las fotos han sido sustraídas de mala manera de esa herramienta al servicio del trail runner que es google maps + street view.

En Lozoyuela veremos ejemplos de arquitectura autóctona ruralizante y rincones de bizarra belleza.

El seto, la farola y la puerta de urbanización nos mostrará cómo viven los hombres del campo, libres de preocupaciones y volcados en las relaciones con su vecino.

Guadalix tiene una tradición marinera doble: tiene un antiguo embarcadero de recreo en las aguas y cienos de su pantano, y tiene La Blanca Paloma.

Desde el cielo el territorio nos muestra formas y líneas sugerentes. Vosotros también veis una mujer desnuda en la foto … ¿No?

El sufrido Caminero terminó tan saturado de peonear que plantó un seto-pubis cabe su casilla y se entregó al action painting. Pasaremos por ella a la caida del Cerro de San Pedro.

Colmenar Viejo no olvida a sus invasores, los alienígenas. Veremos de lejos el monumento a la nave Galáctica.

La ciudad sorprende con performances que nos asombrarán, como esta instalación llamada ‘Urbanitas Suicidas’, (Von Taard, Berlín, 2010) que se expone a diario en Tres Cantos, si bien es verdad que ha de ser repuesta casi a diario. Provocación y arte gamberro para el final de nuestra ruta ultra trail.

¿Quién da menos por tan poco?

Anuncios