Tiempo deshonroso para la inteligencia humana es el que estamos viviendo, con un magistrado a juicio porque una asociación parafascista se ha personado como acusación en supuestos casos de irregularidades, precisamente, contra los suyos. Aun en este estado, no vamos a tirar por ahí. Sois público de running, démoos running y dejemos a Montesquieu.

Ayer asomaba en este blog un comentario emotivo de Manuel, un emeritense de México. Sobre su logro como debutante:

¡¡ Cómo me sirvió todo lo que escribieron !! A los 49 años, con diabetes tipo 2, y sólo un año de haber empezado a correr, intenté y logre mi primer maratón…..
No había prisa, sólo era terminarlo y lo logré en un vergonzoso tiempo de 4 hr, 28 min 47 seg.
Llegué en lugar 163 de 400 corredores. Eso no me importa por ahora, pero ya ansío que llegue Junio para intentar otro más. Ah, y por cierto, yo hice una adaptación del método Galloway y corrí 20 kms, caminé medio km, corrí otros 10 kms, caminé 1 km, corrí 6 kms, caminé medio km y cerré, lógico, corriendo.

Y, supongo que medio irónicamente medio sometido a las estadísticas de la federación internacional, cataloga de vergonzoso su crono. Manuel participó en algún evento en el que, con cuatro horas y pico de correr y caminar de manera alternada, se permitió terminar en tiempo y con otros tantos participantes detrás.
¿Qué es un tiempo deshonroso? Eludiré el límite objetivo de las 4 o 5 o 6 horas.
Media hora más del que hubiera tardado sin caminar, si detenerse fuera considerada la ruptura del hecho de ‘correr un maratón’, podría ser. La consideración de la derrota. Media hora más del previsto, bajando el ritmo hasta plantearse detenerlo y recuperar el organismo, ¿no sería un planteamiento estratégico saludable?
Dando una vuelta más de rosca, ¿qué más da media hora extra? ¿qué tiene que ver la honra con el cronómetro? Siendo igual de exigentes con nosotros mismos, la honra termina en el momento en que podemos con el reglamento de la competición: terminar un recorrido de 42.195 metros dentro del tiempo máximo.

Und du?: ¿Te has sentido deshonrado alguna vez por una predicción cronométrica?
Al diván.

Anuncios