Nosotros somos los duros. Tendríamos que ponernos frente a la industria con los colmillos afilados y las piernas llenas de raspones y sudando como gorrinos. Parar esto. No se dejan parar. Y nos siguen vendiendo calidades ‘variables’ a precios de cristal de Bohemia.

Ha terminado la prueba de Trnd. Al menos desconozco si siguen admitiendo comentarios y demás. A través de esta prueba de materiales boca-a-oreja hemos podido aportar nuestras impresiones. Vale.

Pero han pasado unos meses. Demasiados desde la prueba aquella que aquí relaté (toma pingback). Pero estimemos cuántos km han sufrido mis iras. Estuvieron en una cajita esperando un estreno digno y han hecho apenas 400km dignos de dureza, más otros 400km de fácil y urbanita trotar.

Señoritas, señoritos. Aquí unas Kayano de ciento sesenta nardos -caballero- y aquí unos amigos. Rotos varios de la tela que con tantas propiedades nos anunciaron.



Anuncios