Monty Python parodió en Life of Brian el acervo anticolonial británico con aquello de si, pero “¿que han hecho los romanos por nosotros?” En términos psicoanalíticos, la permanente queja del acomplejado frente a la culpa. Parece razonable pensar que el colonizado se sienta invadido, del mismo modo que el colonizador nunca admite que invade. Es y no es otra pelea, pero el vecino o hermano menor siempre buscará la excusa revanchista en el caso de ser perjudicado por las normas inflexibles (bueno, no siempre) que el poderoso o el mayor llaman justicia.

¿Qué hicieron los romanos por nosotros? ¿Qué han hecho los franceses por nosotros? Ellos, que desde que tenemos uso de razón (no la razón kantiana, sino raciocinio) se han dedicado a boicotear nuestro éxito. Como este blog se llama ‘spanjaard’ – adjetivo gentilicio ¡español! en neerlandés- nos toca acodarnos en barra y desmontar la teoría del ‘una vez más, los franceses nos tienen envidia por los éxitos deportivos’.

Por que les hemos mojado el morro en balonmano en el partido del pasado 15 de Enero. Balonmano en el que Francia es campeón olímpico en 2008, campeón mundial en 1995, 2001, 2009 y 2011 y campeón de Europa en 2006 y 2010. España ha sido bronce olímpico y una vez oro mundial, como topes.

Les hemos metido mano en tenis, oh sí. Rafa Nadal es el número dos momentáneo en la ATP/WTA, ránkings en los que por países Francia pena tras España (4 jugadores cada país en el Top, con 21.200 puntos acumulados por 14.700), mientras que la RFET tiene 109.000 licencias (20009) por apenas un millón doscientas mil de la FFT.

Y es que nos odian por tener las mejores fresas y nos tiran los camiones. Signo de la rabia porque las fresas con nata son el plato del palacio de Aranjuez (copiado de los palacios gabachos) y de Wimbledon. Claro, les mencionas el tenis a los franceses, inventores del primitivo ‘jeu de tennis’ y se les viene a la cabeza la Armada. Así que en el Tour de Francia que ellos inventaron y en el que fallecieron y trampearon corredores deciden atajar la trampa sanguínea. Y en un control de dopaje (clave para el empujón de la AMA en la lucha contra la trampa) Alberto Contador da positivo. No es al revés, no es un corredor francés el que da positivo en una carrera española, porque en España ¿habría dado picogramos de clembuterol A.C. en un control? ¿Se habría seguido la misma línea de tapar todo como estamos viendo justificado en la última década del atletismo o el ciclismo españoles?

Tanto inventar deportes, tanto crear pruebas desde los albores del siglo XX, tanto ‘sport’ es porque los franceses no tienen otra manera de tragarse la rabia que les inspiramos. Nada más hay que ver los ránkings.
Juegos olímpicos (rescatados de la antigüedad por un barón francés). FRA – 730 medallas, ESP – 115.
Campeonato Europa Atletismo – FRA – 137 medallas, ESP – 60
Basket, territorio de la ÑBA, FRA – 400.000 licencias, ESP – 365.000.

Lo que pasa es que ellos no han tenido al Madrid de Di Stéfano ni al Barça de Guardiola ni la Roja. Aunque FIFA fue presidida en 1930 por Jules Rimet y Francia ha sido dos veces finalista y otras tres semifinalista de la Copa del Mundo. Y no tener presidentes tan capaces de traer a España a Messi o a Cristiano Ronaldo.

Oh, wait, ¿les suena Bernard Tapie?

Anuncios