Ráfagas escritas en papel a las que no soy capaz de dar continuidad.

España está encarando esfuerzos ingentes en el plano económico. Las cifras de hábitos físicos en Esaña son otra alerta. En el pais de la gran cocina, de los chefs reconocidos, es normal pensar que existe una pasión desmedida por llenar el estómago. Es cierto.
No siempre de las mejores comidas, porque llenarlo de alimentos top es más caro.
USA nos ha demostrado que es asi.
Más pobres comen más comida basura.
Más alto nivel social más actitud hacia ejercicio físico.
Minorias no tenemos tantas, pero ¿los niños?

El esfuerzo físico.
Informes OCDE de educación escolar. ¿Hay sobre horas de ejercicio físico?

Somos un país que no hace tanto ejercicio como cuando éramos niños, pero que se lanza sin control a ser supporter.
A correr maratones, las cifras de resultado son más rápidas que en el mundo.
¿Los ultra trail? Nosotros aportamos los mejores.
¿La pasión desde el sofá sustituye la educación deportiva de base?.

Siempre hay una esperanza y es empezar a hacer ejercicio de modo compulsivo cuando nos vemos feos, gordos.
¿Es una manera de actuar?
Dejar todo para más adelante.
Negarnos a afrontar realidad. Poñítica, empleo, I+D.
¿Improvisar es romántico? ¿Nos otorga ese encanto mediterráneo o la ruina?

¿Improvisamos en las cosas que nos importan?
¿Dejamos a última hora la boda, o la compra del coche?
No. Planeamos todo.

Propongo introducir esa responsabilidad en las cosas de los hábitos de los niños.

Sueños de escritor, supongo.

Anuncios