Hace no demasiado encontré este reportaje de la televisión galesa. Venía a cuento de una prueba a la que se lanzaron una banda de amigos españoles y que se llama Dragon’s Back Race. Es una prueba que se celebra en Gales, Reino Unido y que te lleva a lo más escarpado de las montañas. Es de 1992.

¡Cómo han cambiado nuestros cacharritos! La lycra y los colores táctel, los pelos en las piernas y las cintas al pelo han dado paso a la ropa técnica, los tonos negro y gris para casi todo, medias de compresión o mochilas dignas de las expediciones lunares.

Los corredores no. Seguimos teniendo la misma pinta de arrieros. Esto nos lleva a la pregunta de si es el correr un deporte con poco glam.

No es nostalgia. Es que me ha dado por mirar las fotos más recientes de las pruebas similares a esta del oeste británico y ¡es que no tenemos nada que ver!

¿Qué llevabas tu puesto para salir a correr en la época de Samantha Fox y de John Travolta?

Entre las respuestas más ingeniosas o la más cruda batallita sortearemos varios capazos de comprensión.

Anuncios