vet

– ¿Qué tal ayer la media?
– Bueno, bien. 2h01. Viento constante, todo eso. Ya no bajo de dos horas… si es que ¡me pesan los pies!
– Papá, ya te he visto en las clasificaciones. Pero ¡qué quieres!
– Oye, ¿tu sabes donde puedo encontrar inscripción para la media de Latina? Quiero hacer alguna más antes del maratón.
– ¿Quéee? ¿Pero no tuviste bastante con retirarte el año pasado?
– Nada. Yo termino con más de 70 años un maratón o si no ….

¡Que alguien detenga a los jubilados de granito! Hay demonios de Dipsea, héroes de Cartama o los abuelos de Navalcarnero. Tipos como Víctor Blanco, que en 1930 fue atleta fundador del club de atletismo perteneciente al Real Madrid CF y que en los últimos años 70 todavía corría carreras populares, quejándose de que ya no podía hacer pista porque se tropezaba por causa de las zapatillas de clavos.

El envejecimiento de la sociedad, llamado así por el aumento de la esperanza de vida de los países desarrollados, tiene su contraposición en el rejuvenecimento de los mayores. Se vive más años pero se llega más entero y saludable a edades en las que, décadas atrás, uno era ya un decrépito humano machacado por el trabajo manual, la alimentación de supervivencia o la falta de atenciones médicas.

Con abuelos que bailan, recogen setas campo arriba y que sostienen un cuerpo privilegiado con una de sintron y un paracetamol entre comidas, están evidentemente más en forma que muchos jóvenes.

¿Recomendarías a un conocido que comenzase a trotar por encima de los sesenta?

“Es una responsabilidad enorme”, dice el angelito de tu hombro derecho. “Pero si aguantan mejor el tute diario que tu”, responderá el demonio de tu hombro izquierdo.

Por causa del debilitamiento de los huesos de los mayores es recomendable el ejercicio para mantener la fortaleza de los mismos. En general, se está demostrando que el ejercicio mantiene las constantes de reflejos más vivas y durante más tiempo. Más todavía, Lisete Compagno (2012, Univ. Bristol) demostró que hay una relación directa entre el ejercicio y mantener el sistema nervioso autónomo bien activo. Parece ser que los cambios en la expresión de los genes de este sistema forman redes funcionales que mejoran con la actividad física. De estas afirmaciones científicas deberíamos hacer más caso del diablillo.

¿Se lo recomendaría a un paciente mío?

Ejercicio, aunque aquí nos preguntamos sobre empezar a correr. De poner las pulsaciones por encima de las 100, quizá. Y de todos es conocida la regla de 220-edad como pulso de ejercicio saludable. Correr, quizá, siempre con pulsómetro es una recomendación a la que debían ceder. Y ya sabemos como son nuestros mayores para ceder.

Trotar y caminar de manera alterna es algo para lo que su genética está lista desde hace milenios (antes incluso que naciera Franco). El famoso artículo de Nature de Daniel Lieberman y Dennis Bramble revelaba que la selección natural favoreció el correr en sentido anatómico. Estar de pie y correr es lo que determinó que fuéramos humanos y no otros primates caminantes.

Personalmente sí se lo recomendaría a una persona de, pongamos, sesenta años. Conozco más casos de mayores con buena forma física que deteriorados. Es más. Conozco decenas de más casos de personas de cuarenta y cincuenta años con un deterioro tan evidente que deberían pasar un año entero caminando y haciendo un acondicionamiento general antes de correr.

Pero, claro, uno viene de una familia en que con 72 años se está pensando en terminar por narices una prueba de 42km. ¿Qué haría Murakami en mi familia?

Anuncios