Y creo que estoy cerca de ella.

Son las siete de la tarde de un frío día de Enero. Mientras en los pasillos de los juzgados se amontonan periodistas y abogados y, por una puerta lateral, más discreta, excorredores y alguna otra cara conocida de mundo del ciclismo pasan a las salas habilitadas, la opinión pública arde. Es el juicio por la Operación Puerto, que ha comenzado cuando está todavía caliente la declaración formal y forzada de Lance Armstrong sobre sus prácticas de trampas en el pelotón.

Siguen desvelándose nombres y se facilitan listados de posibles implicados que la judicatura aceptará o rechazará. El ciclista danés Michael Rasmussen declara a la prensa neerlandesa sobre sus prácticas sistemáticas de drogadicción en pos del rendimiento máximo deportivo (deberíamos adjetivar bien y no dejar caer la esencia del tema).

Hablar del ‘todo vale’ en los deportes profesionales ya no es ni espeluznante. Apenas es motivo de escándalo periodístico. No rodarán muchas cabezas, intuyo, porque se ha normalizado el hecho de la trampa (el mismo Rasmussen no dió ni positivo). Así que, si todo vale, que valga.

Mientras, en mi laboratorio particular logro sintetizar una mezcla que me logra recuperar como un criminal de ojos inyectados en sangre. Yo no subo puertos con la mirada perdida ni desciendo barrancos con las mandíbulas desencajadas. Pero las sesiones van sumando y me recupero de los 18km en ayunas como un tiro.

Pipeta en mano (un mecanismo casero que podría desvelar pero sería algo superficial), fuego y quemando como cuando veíamos los yonkis en el parque con sus cucharillas y mecheros, salvando las distancias, logro sumar:

Fósforo 1300mg
Magnesio 190mg
Potasio 1400mg
Sodio 900mg
Hierro 6mg

Todo con casi 35 gramos de proteína sintética (cosas de la agroalimentación industrial, ya sabéis por donde voy), y un total de 490 Kcal.

En efecto.

Una fiambrera (obrera) de unos 450gr de cocido. Mi mejor remedio para ponerme a tono después y, si me dejan algún día, durante, una prueba de larga duración.

(Ay, Lance, si lo hubieras pillado tu mientras vivías en Girona)

Cocidazo

Anuncios