Foto. Children With Cancer UK.

Hace unos cuantos años me sorprendía el hecho de leer sobre los corredores británicos y esto del ‘charity running‘. Cuando vivía por las islas británicas (todavía otros pocos años más atrás) el charity era cualquier obra benéfica a la que se apuntaba el grupo de sea scouts de Harwich, donde pasaba yo mis veranos.

No me sorprendía saber que participantes del maratón de Londres corrían por una causa sino que me preguntaba cómo lo harían. Al principio creí que esto se trataba de ir corriendo con un talego y un cartel anunciando tu motivo benéfico y que la gente fuese echando sus donativos.

En seguida me pareció que la resolución que aportaba mi cerebro era una estupidez. De estos razonamientos-relámpago-estultos suelo tener bastantes. A veces tardo en reaccionar y tengo que preguntar. Ese día, afortunadamente, pregunté. Evidentemente se abría una cuenta en el banco y se anunciaba el ‘dorsal 0’ al que querías destinar los fondos.

El verano pasado me pasé unas cuantas horas leyendo sobre el Intermón Oxfam Trailwalker. No la versión que se celebra en  España, a lo largo de una estupenda vía verde y pistas aleadañas en la provincia de Girona (del monte al mar a lo largo de 100km). Se trataba de la competición que IO Trailwalker organiza en HongKong, a lo ancho, profundo y alto de las montañosas colinas de la bahía.

Tan leído que quizá en 2014 nos animemos a formar un equipo de 4+2 (4 corredores, 2 apoyos) para el reto de los cien kilómetros de la primavera de Girona. Pero no es este el caso. Lo gordo es:

¿Cómo operar y conseguir que tu ‘charity’ llegue a buen puerto?

Estamos acostumbrados a leer de triatletas y corredores se embarcan en una prueba benéfica. Esto ¿cómo se hace? ¿Esfuerzo individual en una ruta simbólica? ¿Me embarco en una prueba ya organizada y hago público el esfuerzo para que la personas me apoyen? ¿Construyo un equipo para una prueba específicamente diseñada así?

 Este es el enlace a un pdf que edita IO-Trailwalker con consejos de cómo conseguir recaudar fondos. Es una guía enfocada a la prueba de 100km que mencionamos pero podría valer.

Algo más sencillo, por si quieres empezar a pensar en ello. Lo publicó RunningwithKaren en la campaña que le llevó a recaudar fondos para la fundación TeamFox (sí, Michael J. Fox, actor de los años 80 que cayó enfermo de Parkinson):

1. Crea una website y asegúrate que tu historia personal está bien visible en ella.

2. Manda un Email a amigos y familiares. Punto. Pídeles un pequeño apoyo a tu donación. Consigas una donación o meras palabras de apoyo no olvides decirles “gracias”. Nunca desestimar el efecto de esa sencilla palabra.

3. Imprime un papel para la donación y repártelo entre compañeros de trabajo. Mucho más fácil atender a alguien que te viene cara a cara que leer un simple email.

4. Anúncialo en Facebook. Que tus amigos compartan tu enlace.  Nunca sabe el poder de expansión de tu enlace, donde puede terminar.

5. Arranca con tu propio blog o, al menos, envía las novedades en plan newsletter. Envíaselo a tus donantes.

¿Tienes algo ya en mente?

¿Te atreves a pensar en tu propio ‘charity’?

Anuncios