7147911415_29cfc5cf09

La ciudad se ha lanzado a ello y se zambulle en la próxima Carrera de la Mujer 2013. Y el Lunes anunciaremos una agradable sorpresa que me dieron ya hace unas cuantas semanas.

En 2007 ya eran 12.000 participantes las que se habían inscrito en la Carrera de la Mujer de Madrid. El calendario se ha asentado y en varias ciudades se superan las cifras año tras año.

De nuevo en 2013 miles de chicas pegándose contra los horarios y las aglomeraciones de un domingo por la mañana. Me comentaba ya en 2007 mi santa insurgente que claro, que si no tuvieramos tantas obligaciones y nos echáramos responsabilidades encima, las mujeres saldrían más a correr. Es difícil pero las revistas SportLife/Runners World lo han conseguido.

Así este año el circuito está ya movilizando millares de mujeres de todas las edades. Las carreras se han asentado y en cada ciudad ya está la gente esperando esa cita habitual.

Valencia acogió en Abril a 10.000 participantesMadrid quiere pasar de las 25.000 mientras que las demás esperan impacientes: Vitoria y Gijón en Junio, A Coruña en Septiembre, Sevilla y Zaragoza en Octubre y el gran fin de fiesta de Noviembre en Barcelona, donde el año pasado ya hubo una impresionante marea con trece mil llegadas a meta.

Desgraciadamente el Ayuntamiento de Málaga comunicaba a la organización que en 2013 no quería ser sede de la Carrera de la Mujer. En 2012 salió a las calles  un número impensable de participantes, sobrepasando las cuatro mil corredoras. El éxito de Santiago de Compostela de hace unos años han hecho optar por otra gran ciudad gallega. Será el comienzo del otoño coruñés para el que, de  nuevo, no hay excusas.

¿Por qué tiene éxito este modelo?

Preguntando a algunas participantes parece haber varios factores. Estas pruebas se parecen más a la tendencia social de ‘juntarse para correr’ que aquel residuo del calendario de carreras de los 80 y 90, más individuales y competitivas. Al mismo tiempo no son tan largas, son más accesibles que las habituales 10km-media maratón-maratón. Esto anima (y los amplísimos tiempos de corte) a una participación más extendida en edad y condición.

La promoción, de tipo alegre y festivo, hace el resto. En este caso está funcionando la combinación de empresa+instituciones+especialistas en el mundo del corredor.

Qué duda cabe que personalmente me encanta ver a la abuela con las bermudas y camiseta, y oir un refrescante pero orgulloso ‘he quedado la 4000 de 12000′…

La semana que viene prometo un post de combate con mis razones a favor de este formato. Si queréis ese día nos pegamos.

Anuncios