Vídeo elaborado por David y que nos ha remitido para que podamos ver la zona de meta, donde se tenían que recoger las bolsas del ropero. Contando con que no todos usáramos los servicios de ropero, todavía eran unas ocho o nueve mil bolsas. El caos es evidente y la impresión de la capacidad logística es terrible. Los corredores hablan con una mezcla de ironía y desesperación.

Aparentemente no todos los camiones tenían este caos. De los doce camiones (servidos por voluntarios que poco más podían hacer), habría dos o tres en condiciones particularmente difíciles y que eventualmente habrían volcado todo en el suelo.

El sistema de entrega difería extrañamente de otros años, donde se anotaba el dorsal del corredor en la bolsa. Este año, quizá por razones de seguridad (no confirmadas por la organización), se adherían dos etiquetas ralentizando mucho el proceso.

Recordemos que en 2012 el ropero donde entregabas las pertenencias estaba a casi tres kilómetros de la salida, distancia que los maratonianos tenían que hacer antes de afrontar los 42km195m.

A la hora del disparo de salida unos 2.000 maratonianos estaban todavía haciendo cola, como podemos ver en este otro vídeo, elaborado por Commedia.

Anuncios