Ha dejado de ser una simpática coincidencia. “Tenemos a una de las jugadoras del femenino que participa en los Campeonatos de España”, se comenta en los foros estudiantiles. “Pero ¿hay campeonato ahora? Con la liga acabada?”.

No. Se trata del Campeonato de España de atletismo. Una jugadora del Estu que, de pronto, aparece en la prensa como atleta. Y de alto nivel.

Aauri Bokesa (Madrid, 1988) es de las corredoras más prometedoras de 400 metros a nivel europeo. En los Campeonatos del Mundo de Atletismo ha brillado en un coto prohibido. El de la velocidad, donde las mujeres más rápidas y resistentes del planeta vuelan bajo. Ya no es la curiosidad de ver cómo una jugadora de baloncesto femenino se iba adaptando a la pista.

No es el único caso de polivalencia y trasvase entre baloncesto y atletismo.

La historia de la mejora jugadora de todos los tiempos, Amaya Valdemoro (Alcobendas, 1976), es el del viaje contrario. Valdemoro era uno de los talentos más sólidos del atletismo escolar en los últimos años ochenta. En las competiciones escolares ya destacaba por una ambición que le llevaba a sobresalir en 60 metros lisos y salto de longitud. La chica de la larga coleta castaña comenzó a despuntar en las pistas de su localidad pero con 13 años dió el salto a las canchas. Con dieciséis y más de un metro ochenta de estatura debutaba en primera división, era el año del deporte. Corría 1992.

Cuando Valdemoro estaba ya asentada como una de las mejores deportistas femeninas del año, Aauri pasaba del baloncesto Fuenlabrada, donde se había formado en categorías infantil y cadete, al Club Estudiantes. Tras ser internacional con las selecciones inferiores del combinado de España, la casualidad y su talento hicieron que supliese una baja de una atleta del club AD Marathon, de Madrid. Ese día se unieron varios factores. La hermana atleta de un preparador físico del club estudiantil sugirió que probase. En jornada de Liga, donde coexisten atletas dedicadas durante años. Consiguió mínima para en nacional promesa.

El metro ochenta y cinco de Bokesa la convertían en un arquetipo interesante para las distancias de la velocidad prolongada. En su segunda carrera, todavía en categoría junior, conseguía las marcas mínimas exigidas para los senior y empezaba a dudar sobre qué deporte dejar de lado.

Carlota Castrejana (Logroño, 1973) completa la andadura de estas tres pioneras de la multifuncionalidad. Jugó en la selección que disputó los Juegos Olímpicos de Barcelona y posteriormente encaminó sus pasos al triple salto. De machacar las rodillas entrando al rebote (mide 1m88) como alero alto a dejarse los ligamentos en una de las especialidades más criminales. La especialidad de las tres batidas, la de las piernas de hierro. No contenta con eso, la polivalencia de Castrejana le llevó a asomarse a más saltos.


En salto de altura fue campeona de España y añadió a sus medallas europeas en pista cubierta (con récord de España en triple) marcas de 1m89 en altura, 6m47 en longitud y el retorno al baloncesto una década después. Volvió a Asefa Estudiantes para jugar en la Liga Femenina.

¿Hay algo que conecte deportes como baloncesto y atletismo?

¿Les suena Usain Bolt? Mide un metro noventa y seis.

Para una buena colección de deportes es muy útil ser alto. Altura, explosividad y coordinación son una base fabulosa para comenzar a practicar con éxito muchos deportes. En un partido de baloncesto siempre destaca ese alero saltarín o ese potente base. Desde la grada parecen menos altos que sus compañeros, los dominadores de la zona. Pero son arquetipos del cuerpo completo. Físicamente no hay tanta separación entre Bolt y Kobe Bryant.

Lo indudable es que el talento polivalente existe. Hay bastantes casos de trasvase entre deportes. Es frecuente ver jugadores de fútbol americano con una gran velocidad y que les ha hecho brillar en las universidades. También el caso opuesto, como el explosivo vallista Renaldo Nehemiah, primer hombre en bajar de los trece segundos en 110 metros vallas. Talentos como Ronald Curry han practicado a gran nivel baloncesto y fútbol americano. Lo mismo ganaba concursos de mates que jugó con los Raiders en la NFL. Hay jugadores de voleibol de ambos sexos con salto impresionante, podrían ser saltadores de altura. Hay más ejemplos. La dominante velocista americana Marion Jones fue jugadora con la prestigiosa North Carolina University.

 

¿Qué hacer para que se pueda encontrar ese talento escondido? ¿Han sido todo casualidades o la explotación de lo obvio?

Nunca se sabrá si todo es tan casual. ¿Es tan frágil el sistema de detección de facultades? Puede ser.

Tradicionalmente se ha juzgado la detección de chavales con clase sobresaliente como el puro azar. Años atrás salía brillo de carreras de colegio, fiestas de pueblo, y surgían casos como el de Fermín Cacho, Abel Antón u otros.

El ya retirado saltador de longitud Angel Hernández fue visto jugando al balonmano y convencido para engrosar las filas del deporte de deportes. Fue subcampeón de Europa en Split 1990 saltando más de ocho metros y todavía es top 10 del ránking español. Pero cada vez más hay que confiar en los especialistas que se patean los graderíos, las pistas de atletismo. Los campos de fútbol. El trabajo de entrenadores de base, ojeadores de deporte escolar, es fundamental.

Después, todo es trabajar. La base física y la paciencia.

La especialización cada vez mayor a menores edades juega en contra. En deportes como la natación, con la detección sumaria de nadadores infantiles para su explosión (sic) temprana, es poco menos que imposible pensar en trasvase a otro deporte de alto nivel.

Los aficionados siempre estaremos pendientes de estas nuevas apariciones. Dan salsa al deporte de alto nivel.

——–

Fotos: COI, 20Minutos.

 

Anuncios