Veinte mil followers y varios años detrás, poco importa. Es uno de los ejemplos de los cambios que han sucedido en el mundo del correr. La cuenta de uno de los más conocidos patrocinadores de carreras cierra su actividad en las redes sociales.

Cierra su actividad porque ING deja de patrocinar eventos tan señalados como el Maratón de Nueva York. Esto ya se sabía desde hace tiempo. Y no de más que un síntoma.

Correr por la calle ya no es solamente correr. Todo ha cambiado mucho y a una velocidad desconocida. El calendario ya no está compuesto por pruebas organizadas por clubes locales y concejalías de deporte.

Ponle Freno reúne veinte mil corredores. El BBVA o Nike producen billones de zancadas y la maquinaria no cesa.

¿Es bueno o malo? ¿Es lo que hay?

Anuncios