Mil. Es una enormidad. ¿Cómo va a ser posible?

“No”, te repites una y otra vez, “no puede ser. Pero si hacer mil kilómetros es una barbaridad”, etcétera. Insistes porque hay algo dentro de ti que se agarra a tu estómago y no desea ceder. De nuevo has llegado a ese momento de pasar por los escaparates, las tiendas físicas o virtuales, dado que tus zapatillas -por fin domadas- han cumplido esa cifra a partir de la cual te empiezan a fallar en amortiguación o sujeción o dar dolores añadidos al torturador ejercicio de correr.

O no fallan ni te duele nada.

Pero has hecho 1000 kilómetros a tus zapatillas y a tus piernas, que es todavía más serio. Te has subido a la cima más alta del Pirineo y has corrido más allá de donde alcanza la vista. Has puesto el dedo en tu localidad y has corrido hasta África. Has bajado de tu casa a comprar a la panadería en Denia y has escapado a pie hasta la Costa da Morte coruñesa.

¿Es verdad que las zapatillas ya no servirán? ¿Pasaste el óptimo del rendimiento de esas compañeras?

Por mucho que te resistas, durante las 51 semanas del año has trotado, al menos, un día a la semana con esas zapatillas. Si has corrido una hora, ya tienes dos terceras partes de ese goteo hecho. Los otros cuatrocientos kilómetros, en menos de un año, han sido media docena de carreras, quizá algún maratón o ese día que las sacaste a la montaña.

Los materiales del grupo de etilvinilacetato (EvA) son polímeros con una maleabilidad y una flexibilidad determinada. Se usan en mayor o menor medida para la construcción de las media suelas de tu calzado deportivo. Hay otros materiales pero en definitiva es cosa de ciencia. La ecuación que efectivamente ha maleado la suela y deformado la protección de tu pie es, grosso modo:

masa(Kg)*gravedad, a velocidad ‘v’ ->n veces por minuto = fuerza ‘F’ a absorber por el conjunto tendones+articulación+calzado

Unos fabricantes piden relevo a su material pasados cuatrocientos o seiscientos. Otros te proponen usar alternativamente varios pares de zapatillas. En algunos foros te solicitan repartir el trabajo otorgado a la zapatilla hacia otros grupos musculares. O que cambies de manera de pisar.

En cualquier caso, es cierto.

Quieres que sea más o menos cierto dependiendo de cómo te encaje una nueva compra. Te apropias de una teoría u otra, rastreas y abrazas principios físicos o desmenuzas tu morfología podal. Hasta puede que te adscribas a una u otra filosofía predominante. Pero, sumando silenciosamente, los trocitos de diez kilómetros han compuesto un enorme mosaico de mil kilómetros.

SANYO DIGITAL CAMERA

Anuncios