Si vas buscando alternativas o se te cruza una prenda de marcas como Ternua, prestales atención. Proceden y trabajan en el mundo de la escalada y el montañismo. ¿Podrían valerte para correr?

Estamos llenos de matices. Hay fans del sol tórrido y hay enemigos de la torradera. Existen deportistas que no rinden por encima de los 25º y otros que carburan a la que se congelan los canales. Las marcas lo saben. Quizá lo incluyan en sus proyectos. Las gamas se amplían. Y luego hay que ajustar todo a las producciones que cuadren los malditos números.

Esta especie de colador macroeconómico da color a las opciones de compra. Intentaré ayudar con la interpretación sesgada e incompleta que me dan unas cuantas horas de vuelo.

Llegaron a mis manos tres prendas de Ternua. Tejido Polartec. La tercera está todavía en el waiting room, como cantaba Fugazi. Es una malla larga que usaré tres veces en mi vida. Pertenecemos a esferas diferentes.

  1. La chaqueta SLEAT.

Ha habido que esperar a que las temperaturas desciendan un poco. Es la segunda semana de Diciembre y no he encontrado mejor laboratorio que unos cómodos -2ºC en las vegas madrileñas. Veamos qué hay tras el envoltorio comercial y su “Chaqueta técnica y térmica fabricada en Polartec® Thermal Pro® reciclado, 3 bolsillos, uno de ellos pegado en la manga izquierda, costuras flatlock, bajos y puños con orificio para el pulgar, ribeteados con vivo elástico“.

Alrededor de las entradas y salidas de aire y agua en los tejidos hay toneladas de debate. Busca una prueba de material sólida de cortavientos y chubasqueros de trailrunning y entenderás qué ocurre a pesar de las columnas de impermeabilidad. A pesar de las membranas de varias capas.

Cuando pasamos de caminar a correr, la generación de calor y sudoración arrollan casi todos los tejidos. Resumiento, muchas tienen una proverbial capacidad para calentar y una discreta transpirabilidad y una pregunta detrás.

¿Estas chaquetas son útiles para correr?

Ternua se acercó a mí como corredor. Y como tal he probado las dos prendas. La primera ha sido la Sleat. Y no esto seguro. Para correr, no. Están por encima de ese límite. Con una camiseta liviana debajo, pasan a ser una cálida prenda para caminar por el campo. Su catálogo las sitúa como prenda de trekking y ahí quedan en una posición muy decente.

Hay esperanza si eres un gigantesco friolero. Muy ligera como capa exterior, la puedes sacar para correr. Siempre que debajo lleves una primera capa técnica. Las manos se mantendrán muy calientes rondando los 0ºC sin guantes gracias a su boca de manga. Cuello alto, costuras muy bien rematadas. Producto mendiak.

Y en las montañas se puede pasar mucho calor si aceleras. Lo siento, chicos. Hay otras prendas para correr.

Os dejo unos detalles en foto.

  2. La camiseta de manga larga SHIVTA.

Vamos con un producto de los que duran años. Atentos a las posibilidades. Atentos a su precio de catálogo. Venga, a la coctelera.

Indicada para “actividades intensas en climas fríos”. Como estamos todavía pendientes de que lleguen esas matinales de hielo sereno, consideraremos frío a utilizarla como prenda única para correr por debajo de 8ºC y hasta los -1ºC. En estas condiciones he probado la Shivta durante unos 180km (unas 18 horas de actividad).

Muy buena y transpirable cara interior. El diseño en filamentos crea “puntos de contacto para alejar el sudor de la piel”. La contrapartida es mi diseño. Para generar puntos de contacto uso yo una segunda capa de filamentos llamada vello corporal. Me vienen a la cabeza mis amigos de las montañas guipuzcoanas. En fin.

Esta camiseta y poco más quizá sea la combinación ideal aunque no pases nunca por las pasarelas de la Madrid Fashion Week.

Mirando en detalle, el tejido es una convencional pero muy útil cuadrícula interna. Ternua afirma que “aleja el sudor y retiene el calor con un tejido de menor peso y mayor compresibilidad”. Para separar los tecnicismos de la sensación real, sí. Es un tejido ligero sin la sensación de llevar una chaqueta de papel de fumar, cosa que ocurre en algún cortavientos minimalista. Secado muy rápido tras el paso por el lavado y diseño sobrio. Ojo que estamos ante una prenda que se puede convertir en un fijo de tu salida a correr.

Para terminar de decidir o no por ella, tres datos más. En las especificaciones consta que está “fabricada con poliéster reciclado procedente de botellas de plástico”. Producción externalizada en Europa del Este y no Asia para una marca UE. Precio de catálogo web 69,95€.

Detalles del cosido, interior y ambas densidades.

Fin del test. Ya puedes poner el debate en la Sexta.

 

 

 

Anuncios