Por su particular interés y porque muchos solo leéis lo gratuito, me bajo una vez más del burro y os dejo mi columna en ElMundoZen del pasado 15 de Noviembre.

La tierra ha dejado de girar. Probablemente te has dado cuenta. El fenómeno del Niño se pregunta qué aguas calentará este invierno. Dos satélites han chocado en el espacio. Y todo por un cambio en las masas terrestres. Mil millones de pequeños contrapesos en las mangas largas de las chaquetas de running. ¿Que no sabes de qué te hablo? Echa un vistazo a los corredores y sus brazos izquierdos robotizados.

Porque, agárrate, los brazos izquierdos de los corredores, diseñados para hacer contrapeso a los brazos derechos desde tiempo inmemorial, acogen en la actualidad un compartimento. Los que no llevan compartimento, fíjate bien, adosan con una cinta elástica lo que los teóricos del deporte llaman “lo del brazo izquierdo”.

Hay seis escenarios o posibles teorías, según mi terapeuta. El colapso terráqueo no se entiende sin asumirlas como ciertas, todas a la vez, por contradictorias que resulten. Teoría uno: la batería de funcionamiento. El runner tiene una autonomía limitada. El apósito de litio es su nuevo bíceps. Teoría dos: desfibrilador. La organización mundial de la salud obliga a los fabricantes a dotar las camisetas de compartimento contra problemas cardíacos. Teoría tres: módulo de ensamble social. En el improbable caso que un corredor sienta la pulsión de correr con alguien y charlar, podrá activar una red inalámbrica. Compartiría instagram y rutas almacenadas en su GPS. Teoría cuatro: control de presión interna, a modo de olla super rápida. Si el sujeto se recalienta, se abre la espita y libera presión. Como el desahogo de berrear al volante y machacar el claxon, pero sobre la zapatilla. Teoría cinco: satélite espía. Una superpotencia alienígena alojó en ese bolsillito una nano galaxia succionadora. Su misión es interceptar información útil así que ya sabes: ten cuidado con qué temas de conversación sacas a pasear. Teoría seis: termostato para multicazuela. Si eres de los del arroz en paella de leña descartarás inmediatamente esta opción.

Muchos opinan que llevar un teléfono móvil con una buena batería de canciones a mano es un compañero de entrenamientos útil. O que se puede guardar ese billete de cinco para una emergencia. Ya sabes a qué atenerte cuando bajen bruscamente las temperaturas. A los brazos izquierdos biónicos de los corredores.

Que sí. O al invierno. Que también.

Anuncios