Un pensador glosó: “Comida poligonera, parada rápida, bolsa verde llena de comida del chino, unas cervezas y llenar el buche”. Las bolsas verdes del chino. Little green bags, las garantes de una dieta para sobrevivir. ¿Sabrán los chinos de los autoservicios que cada día expiden cientos de homenajes al tema que abre Reservoir Dogs?

¿Perdón?

Reservoirdog
La banda sonora que abre esa sublime película de tiros y de traiciones es una canción de los holandeses George Baker Selection, que en 1969 lanzaron un sencillo con ese nombre. Little Green Bag es un swing que pide cuentas al billete de dólar. De hecho el texto habla del ‘little greenback’, el billete verde.

Irónicamente, en pleno zapatazo de la crisis de 1992, la canción gira involuntariamente sus notas sincopadas a la meca del dólar. Y es repescada para la modernidad por Quentin Tarantino.

Para la historia se trata de una cuadratura espeluznante. Un tema gira desde la denominación verde del dólar USA hasta la bolsa verde en la que media ciudad enchufa la compra menos ‘foodie’ y más ajustada a la plaga del hambre urbanita de última hora.

Little Green Bags es una canción sobre la soledad y el director de Pulp Fiction no podía haber atinado mejor para una película sobre una banda de individualidades más solas que la una. Mismo traje, nombres anónimos (Mr Brown, Mr Black…) y solitaria muerte.

Y la noche de la ciudad es el mejor escenario para dibujar soledad de llegar con prisa por la calleja abajo. La soledad horrenda de tirar dentro un puerro, o un manojo de tomate en rama y tres de manzana pink lady. Soledad sana pero igual de cruda que el que mete dos latas de cerveza, media barra de pan y seis de bollería al peso en esa bolsa verde. Soledad gentileza de aislados tenderos orientales que juguetean al poker online o que descansan la cabeza sobre el pecho mientras llega otro desperdigado.

George Baker Selection (liderada por un tal Johannes Bouwens) define en la letra una especie de soledad incómoda.

Lookin’ for some happiness but there is only loneliness to find
Jump to the left, turn to the right / Lookin’ upstairs, lookin’ behind

No tener más compañía que el ruido de esa bolsita. Ni más talento que abrir una barra de pan reseco y rellenarlo con la noche de la ciudad y doscientos de chopped. La esencia. Comida poligonera, parada rápida, bolsa verde llena de comida del chino, unas cervezas y llenar el buche.

No es casualidad que el siguiente gran ‘hit’ de George Baker fuese una balada sobre un pobre campesino derrengado de currar, que se sienta bajo un árbol pensando que es una paloma blanca, libre. Sí. En 1976 componía aquello que hemos cantado todos y sobre lo que algún día quizá escribamos aquí.

George_Baker_Selection_-_TopPop_1974_4(1)

Anuncios