Os cuento una de comanches. El día de todos los Santos me permitiré simular una huida a pie durante 24 horas sin parar. Mientras el mundo gira hay miles de seres humanos que se ven forzados a huir de sus hogares o de lo que queda de ellos. Guerras, fuego, catástrofes climáticas o la pobreza absoluta hacen que gente de todas las edades escape. Y lo hace sin más medios que sus fuerzas. Anda, camina. Y ya.

El día 31 de octubre a las 21h rendiré un silencioso homenaje a pie por todos ellos. Simulando una huida en línea recta desde el centro de Madrid y con la única ayuda de mis patitas, estaré huyendo simbólicamente y durante 24 horas sin parar. Muchos caminan durante semanas, meses.

Así, escaparé noche y día en este proyecto altruista a lo largo de una vieja ruta peninsular: la carretera desde Madrid hacia el norte. Antiguo Camino Viejo de Francia, carretera N-I o autovía A-1, esta ruta ha visto entrar y salir millares de personas en las condiciones más adversas.

El objetivo es recordar que las fuerzas del ser humano son maravillosas y casi inagotables. Pero que la mayoría de ocasiones que tiene para demostrarlo derivan de las injusticias y de guerras, en definitiva, de la propia cara oscura del ser humano. Caminar o correr son, entonces, la capacidad única de sobrevivir.

Se podrá seguir en twitter con el hashtag #LargaHuida y los horarios serán públicos y abiertos a quien desee acompañarme en algún tramo de este homenaje.

Datos. Esos fríos datos.

Salida: 21.00 Puerta del Sol, Madrid.

Pasos programados por: Fuencarral, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, El Molar, Venturada, Cabanillas de la Sierra, La Cabrera y Lozoyuela (que será aproximadamente el kilómetro 70). Esta primera tanda está en este enlace (libre para descargar).

Posteriormente me gustaría seguir por: Buitrago, La Serna del Monte, Robregordo, Somosierra, que sería casi el kilómetro 98 y un bonito remate. Esta segunda sección está en este enlace (ídem).

Donde den las 21.00 del jueves, pararé y pediré asilo logístico.

Venir. Participar.

La idea es mantener un ritmo que me mantenga avanzando. Correr y caminar. No tiene sentido acumular kilómetros por la noche para arrastrarme todo el día. Un bonito ritmo de avance serían 7 kilómetros la hora. Sin parar serían muchísimos kilómetros. Nada de ir a 10 kmh durante 50 minutos y después tener que penar dos horas caminando.

Si quieres acercarte a algún punto, ven. Avituallar igual que harías con alguien que huye también puede ser de utilidad. Si tienes un ánimo, ven. Si tienes un momento pensando en que el planeta acoge hilos de hormigas que escapan de la muerte, la sed o la guerra, ven.

Ya sabéis dónde encontrarme.

Anuncios